Vinos de autor.

Un vino de autor se caracteriza por ser supervisado en las distintas fases de su elaboración, cultivo, vendimia, fermentación, crianza, embotellado, conservación y hasta la comercialización, por un enologo experto con el objetivo de crear un vino único e inimitable, es decir, totalmente personal.

En el caso de Rioja, aun siendo criados y envejecidos se etiquetan con el sello verde de vino joven. Esto es así porque se salen de todas las directrices de DOCa, por tanto no pueden clasificarse por crianzas o resrvas.